sábado, 7 de noviembre de 2015

Almas

Un Llanto Silencioso en una noche despejada, entre una multitud de Almas jóvenes. Jade se decide  a salir. A disfrutar. A vivir. Es hora de cuidarse a sí misma, y a quererse, y a aprovechar el momento, así que la empujo y animo a que le de el aire, a liberarse, a desconectar.
Serán las 22:07 de la noche y mi Amiga empieza a tener mareos, a tener como vértigo, necesita apoyarse en la pared. 


Después de ir a un Pub y descansar, se va a otro con más gente. Con PingÜi, Colibrí, Garzó, Niky, Ozito... la sacan a bailar, la animan, están con ella. Jade llora de emoción, de no dar crédito de lo que está viviendo. ( No quiere contarlo, pero estaba alegre y feliz, aunque solo fuese por dentro y no lo mostrase.)


No hay comentarios:

Publicar un comentario