miércoles, 17 de febrero de 2016

Piel seca.

Te puedes preguntar porqué un plátano lo decides pintar de color Azul y no Verde, o Morado... Te puedes preguntar porqué sabiendo que fumar es malo lo haces, o que porqué duermes cinco horas sabiendo que es malo... y así un montón de preguntas que te pueden llevar horas y horas... Pero el caso es que muchas veces vemos ambos colores, me refiero al Blanco y al Negro. Por un lado, empezando por el blanco mismamente, vemos que como conscientes de Algo, lo vemos, lo sabemos, lo tenemos ahí, presente, pero a su vez... el Negro nos dice que no lo veamos, que no lo sepamos, y en cambio lo Sentimos, pues es muy diferente Saber a Sentir. (tema que ya mencioné en otra entrada anteriormente)

Con esta pequeña introducción quiero decir que Jade y yo tenemos la sensación constante de que debemos agradar a los demás ( sentimos que tenemos que hacerlo, aunque sabemos que no debemos hacerlo, no es necesario), tenemos que darlo todo para devolver esos favores (que creemos) en los que a uno le sobrevaloran (exageradamente lo percibimos ambas siempre), le admiran y halagan... se trata muchas veces de un "tarea" que te impones(porque lo sabes) tú mismo/a para hacer sentir bien, triunfadores y orgullosos a tus allegados, que en este caso está en primer plano tu familia, tu madre por ejemplo. Tienes esa Obligación de la Necesidad de Complacer, de no fallarla, porque Crees que debes seguir siendo la niña buena, la niña que saca buenas notas, que tiene talento, que es guapa, que es lista, amable, educada... como si se tratase de la Niña que nunca ha roto un plato.

Entonces aparece el sentimiento de culpa por creer que fallas si no cumples esas expectativas que esperan de ti, que puede que no las tengan, pero sí que te den pistas y señales de que lo esperan.
Se convierte en una situación abrumadora porque explotas, y no puedes más, dejas de ser "Perfecta" dejas de ser buena en los estudios, en los deportes, en los campos donde creías destacar y que eras especial y disfrutabas, como son las Artes. Te cansas de superar retos que te imponen y que no salen de ti, te cansas de agradar y quieres desaparecer. Y ver que no puedes solo te hace sentir rabia e impotencia por tener que mostrar una vez más  esa cara dulce, complaciente y sumisa que todos quieren ver, que todos esperan de ti... el Disfraz que se va deteriorando día a día de tanto usarlo.

La piel seca, de la poca hidratación, se agrieta y las consecuencias del estrés aumentan silenciosamente sin que nadie se dé cuenta, ni siquiera Jade... el ánimo por los suelos acompañado de la caída del pelo nos hace ver que estamos al borde de un ataque emocional. La Angustia va increchendo y con tal de no Preocupar ni Defraudar.... te lo comes... Y lo peor es que vamos reprimiendo los Sentimientos, no dejamos experimentar a nuestro cuerpo esos sentimientos de Rabia, Tristeza, Melancolía, Cansancio, Angustia, Depresión... a veces es como si se tratara de que eso no está admitido en la lista de las cosas que tienes que hacer.
Llega tal punto en el que no quieres Decepcionar, no quieres que se preocupen, ni que estén pendientes de ti, no quieres molestar, ni ser un estorbo, ni una carga para los demás, por eso (y más cosas que a uno se le pasan por la cabeza...) decides alejarte, distanciarte, desconectar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario