domingo, 27 de marzo de 2016

Seitán de Mutti ☆

A veces te acostumbras tanto a algo anormal... que lo conviertes en algo normal y rutinario. Ya sea molesto, pesado, un incordio, una carga... te has adaptado a eso.
Pero muchas veces te apetece acabar con esos pensamientos nada relevantes que te hacen polvo cada segundo que pasa, y es por eso por lo que decides pensar en el origen, decides ir en busca de una respuesta coherente que te ayude y te sirva para dar ese paso que tanto te hace dudar.

Nos quedamos en estado shok pensando en el daño que  te haces (no confundir con el daño que uno cree hacer a los demás )
Cuando pensamos fríamente y lo más objetivos que podamos ser, llegamos a sorprendernos para bien, aunque nos decepcionemos o no aceptemos ese fracaso (si es que se le puede llamar fracaso  a esas falsas expectativas emocionales que se manifiestan cuando les viene en gana dejándonos rotos y destrozados, haciéndonos daño por fuera para matar la pena y angustia que alberga dentro de nosotros, el monstruo. Obligándonos a fingir una vez más, a sonreír y a convertir la mentira en un arte.)
Liberar no es un consejo, es una orden que debemos darnos a nosotros mismos para descargar tensiones y para ver con más claridad las cosas, los miedos, los problemas, todo, ya sea malo o bueno. Debemos ser sinceros y honestos. Pero sobretodo leales y fieles a nosotros mismos, porque si no lo somos con nosotros... de nada sirve serlo con los demás... porque a quien engañas no es a quien  te escucha, sino a ti. Y si no se reconoce un problema... malo, pero si se es consciente de él, pero no se acepta el tenerlo... a veces puede ser peor, y más  abrumadora la Sanación emocional.  Nos toparemos con un montón de situaciones confusas en las que te desesperes y en las que no encuentres un punto medio, el punto medio de la balanza entre lo irracional y lo coherente. Por eso es muy importante dejar tiempo. Tomarnos el tiempo que sea necesario para dar el paso, si presión. Porque cada uno es un mundo, y cada uno procesa y elabora su calvario. Se es necesario respetarse a uno mismo y que le respeten. El respeto en estos campos tan inexplicables es fundamental.
También cuestionamos porqué  la mente nos maneja tan bien en algunos campos y en otros es incapaz. Cómo somos tan vulnerables y tan débiles en lo que nos da miedo y en lo que nos preocupa, y cómo nos dejamos llevar y guiar por ese monstruito interno, dejando que nos lave el cerebro y así conseguir que uno mismo se  machaque y se flagele constantemente.  Hasta tal punto de llegar a un maltrato psicológico propio inconscientemente.
El tiempo no se va a realentizar ni a parar, sigue su camino, como las cigüeñas buscan el calor, por eso no debemos condicionarnos y no podemos rendirnos. Para ello algo muy importante  es la AYUDA. Dejarse ayudar. Aceptar y dejarse llevar. Y si de lo contrario eres incapaz, solo es cuestión de tiempo. No te martirices ni te fustigues. Con la calma el mar se tranquilizará y podrás flotar de nuevo sin miedo a que las olas puedan arrastrarte. Pero debes ser paciente, al igual que deben ser pacientes los demás.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario