lunes, 11 de abril de 2016

¿Cervicales de cristal?

Eran las 2:37 a.m y los ojos como platos brillaban con la poca luz de la farola que entraba por el hueco de la ventana. Sus ojos lo miraba todo con curiosidad, con desconcierto, con desesperación, con tristeza, con rabia, con intranquilidad, con cansancio, con una mirada perdida... ¿Qué hora será? ¡Cómo!¿ Sólo han pasado siete y eternos minutos? No puede  ser... qué tensión y cómo aumenta y se vicia en ese vacío fértil. Fértil porque el amor y el cariño que alberga en ese alma Rojo de bondad y de coraje y fuerza de la Reina de la casa puede apaciguar la situación, dando calor emocional y seguridad.

Pero aún así ves algo intentando  alcanzar lo inalcanzable de lo que piensen los demás de uno mismo que pueden llevarte a tener una crítica destructiva de lo que puede llegar a ser real, o no.
Serán las siete y el cerebro activo ve el comienzo  de la alarma interna... para... pasarán cinco minutos y vuelve a sonar... Riiingggg... se para... y... mira el techo, mira la almohada, mira el cojín del ikea, mira su mano, mira el aire, mira la puerta, su picaporte, mira la sábana siendo capaz de ver la trama del tejido, vosteza... y al final, después de hacer un gran esfuerzo para aguantar en la cama...  se levanta...
La espalda llena de contracturas y tensión. El cuello inmóvil y las cervicales delicadas al mínimo roce de cualquier cosa insignificante como un cojín... desesperante ¿verdad?... la tensión, los ojos cargados de trabajar, la ansiedad, la angustia de no se sabe qué , los dolores de espalda, las molestias y no sé qué más... son efectos alentados por las preocupaciones inconscientes del subconsciente de Jade... la somatización del cuerpo luchando con la mente. Una batalla que por lo visto no tiene descanso... una lucha que agota, que cansa... y que te tensa... dejándote en la cama a diario rota... hundida... sin tocar fondo eso sí, porque somos seres capaces de superar y ganar lo que queramos, siempre que nos lo propongamos. ¿Cómo? Muy fácil.  Creyendo en uno mismo. Creer y apostar, dejando de infravalorarte, porque para eso ya está la sociedad, a la cual debes mandarles a por cleta la bici-culo. Lo importante eres tú. Tú.  Recuérdalo. Tú!
A pesar de tener tantos frentes abiertos inalcanzables, porque eres Humano y no puedes, y tantos temas "tontos" ( algo serio esa "tontería ") pero tuyos, te cierras en banday te saturas, provocando que tu cerebro haga Click! desconecte, y te deje en un estado apático... para ello el consejo es respetarte y darte tiempo, sin exigencias,  valorando lo que tienes y tus progresos, aceptando los pasos que des, por muy pequeños que sean.


1 comentario:

  1. Doloroso, tanto tus palabras como tu muda, pero elocuente pintura. Es un grito sordo en el desierto que clama por encontrar unos oídos que le ayuden a avanzar un paso, aunque sólo sea un paso, pequeño, pero firme y estable.
    Seguro que lo conseguirás, pues tu fortaleza interior conseguirá evitar que te hundas y toques fondo, como tú dices.
    Ten confianza y agárrate con fuerza a cada aliento de esperanza que te llegue de donde sea, de la mano de quien sea, pues será de alguien que te quiere y desea ayudarte.

    ResponderEliminar