sábado, 30 de abril de 2016

Quizás sea un Cacao mental

Quizás lo que busque sea ese amor inalcanzable al oponerse ella misma. Quizás exija lo que se exige, consiguiendo inconscientemente alejar y marcar distancia con lo que quiere. Quizás hasta que no se quiera no la van a querer como ella quiere... queriendo decir que se sabe que el amor y el cariño no falta, pero que para poder verlo y disfrutarlo es solo ella la que tiene que dar el paso, derrumbando esos muros que bien ha ido construyendo con los años... Quizás la mala conciencia la machaque por pensar y hacer trabajar cada segundo de su existencia a su mente, sin darla tregua... Quizás lo vea todo oscuro y esté cansada de vivir, de vivir así... y nos planteamos que ¿Quizás sea  dysania lo que tenga Jade? (Aunque lo dudo )... Quizás lo mejor esté por llegar,  porque una buena frase, quizás sea : << ... de momento... >> porque quizás no veamos las oportunidades pues es uno mismo quien se limita y se aferra al pasado, sin bajar la guardia y a la defensiva por miedo a quizás... ¿sufrir? ¿ Ser humillada? ¿A equivocarte?  ¿A que te hagan daño?  A que te utilicen? A que se rían de ti? ¿A que no te traten bien? ¿A tal ...? ¿A cual...? Quizás haya muchos "¿A...?" que no deberían tener un mayor peso en nuestros pensamientos, dejando de ser excusas absurdas. Quizás sea sólo cuestión de tiempo. De empezar a trabajar en esos Derechos asertivos.


Y hablando de los Derechos asertivos, o los trabajamos, o comenzamos a entrar en un cegamiento del cual es muy difícil parar, ya que las experiencias y las expectativas han sido personalizadas y complejas de asimilar una vez planteadas y estudiadas, pues somos unos inútiles removiendo cada pensamiento en busca de una respuesta que nos agrade o simplemente que sea sencilla. Nuestras imágenes internas se acercan de una manera como si de un Rembrandt se tratara, y se van  alejando como un Miró, pero te enfocan como a un Magritte y te desenfocan como a un Monet o como un Gerard Ritcher... y acabas como un expresionista sin ningún trazo definido, no como Botticelli, sino como un Munch o un Van Gogh... pensando en esa Gran Cárcel que nos encierra la gigantesca escultura arácnida de Louis B... donde emprendes un viaje a ilustrar distorsionadamente con Egon Schiele, como estar perdido en el Paraíso del Bosco, queriendo yacer como el Descendimiento de Van Der Weyder... Pero no puedes hacer nada... solo esperar, tener paciencia.

Quizás sea cuestión de ventilar ese Cacao mental de pigmentos y disolventes que te aturden para poder disfrutar el momento evitando que te confundas. Y evitando Pensar, eso que sin darnos cuenta nos atrapa y nos deja presos, torturándonos cada segundo, tensándonos y haciendo que somaticemos a la mínima por culpa de la Esencia de Trementina, por la minúscula gota de Esencia y de Aguarras que roza la herida... esa Herida que creíamos tener curada y sanada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario