miércoles, 1 de junio de 2016

Las Cadenas del Menisco

Las Cadenas del Menisco... A veces deberíamos dejarnos ayudar, dejar que otros nos presten sus herramientas (sus  tímpanos), porque con las nuestras no nos es suficiente... Deberíamos empezar a darnos cuenta de que si no nos queremos, no nos va a querer nadie. Deberíamos empezar a querernos, a aceptarnos, y a comprender que solos no podemos, y por eso (como en la entrada anterior: "rodearte de personas que pueden hacerte un despejo a nivel emocional y personal, siempre con un ingrediente de aprendizaje en el que creces con fuerzas") es necesario resaltar de nuevo algo que va asociado a esa Culpabilidad que constantemente nos atormenta.



Muchas veces tienes la sensación constante de que debes agradar a los demás, sientes que tienes  que hacerlo sí o sí, aunque sepas que no debes hacerlo porque no es necesario, sientes que tienes que darlo todo para devolver esos favores (que nos montamos en nuestras mentes y nos las llegamos a creer) en los que a uno le sobrevolaran siempre visto desde tu punto subjetivo exagerado ( cosa que nos auto-destruye inconscientemente), ves cómo te admiran y halagan... se trata muchas veces de una "tarea" que te impones (porque lo sabes) tú mismo/a para hacer sentir bien, triunfadores y orgullosos a los tuyos, que en este caso está en primer plano tu familia, luego tus amigos. 
Te llegas a creer que tienes esa Obligación de la Necesidad de Complacer, de no fallar, porque Crees que debes seguir siendo la niña buena, la niña que saca buenas notas, que tiene talento, que es guapa, que es lista, amable, que tiene inteligencia emocional, que es educada... como si se tratase de la Niña que nunca ha roto un plato, y llega tal punto en el que una persona se desborda, porque no aguanta, porque le supera, porque no abarca tantos frentes... y es simplemente por el hecho de ser Humano, ser Imperfecto. Por ser TÚ.

Por eso debemos trabajar duro, no en los sino, en nuestros Derechos asertivos, a trabajar y a entrenar para no adentrarnos en ese círculo vicioso que nos ciega y nos es muy difícil  parar, ya que las experiencias y las sensaciones han sido personalizadas y complejas de asimilar una vez planteadas y estudiadas, pues somos unos inútiles removiendo cada pensamiento en busca de una respuesta que nos agrade o simplemente que sea sencilla, siempre en busca de Respuestas que nos Justifiquen ¿De qué nos tenemos que justificar? ¿A quién nos tenemos que justificar?... Basta ya de alimentar al Pasado, el pasado por desgracia sucedió, pero estamos en el AHORA. Pensemos en lo que somos hoy, pensemos en lo que nos hemos convertido y nos estamos convirtiendo , y más sabiendo de donde partimos. Pongámonos a ver esa colección de Zapatos que han viajado con nosotros, veamos todos esos pares de calzados que nos ayudaron a seguir caminando.

Por muy dolorosos que resulte muchas veces cambiar de muda, no queda otra que dejarla atrás,  cono al Pasado. Cómo no, debemos manifestar sea de una manera u otra esa elocuencia artística llena de sentimientos reprimidos. A pesar de estar en constantes Gritos, no escuchamos nada por el hecho de que quizás no sea la táctica más recomendada...

Debemos agarrarnos con fuerza a cada aliento de esperanza que se nos presenta donde sea, con quien sea (que siempre será alguien que te quiere y te aprecia) para así poderte desprender esos lastres que amordazan y abruman tu existencia, pues solo entonces es cuando quizás dejes de tener ese tic en el ojo sin venir a cuento, o esos dolores cervicales, unidos ,como no, a los dolores de cuello y crujidos craneomandibulares. A ver si nos da un poco de tregua esa mandíbula con alma libre que se desencaja cuando quiere causándote dolor de cabeza, de oído y tensándose toda la musculatura de la cara, dejándote con una sensación de ATM peor de lo que tienes. 

No pierdas las esperanzas, y empieza a quererte, a creértelo y a interiorizarlo, porque muchas veces tenemos las cosas claras y no somo capaces de llevarlo a cabo, trabajemos un poco en ello para nosotros. Por nosotros, seamos egoístas y empecemos a preocuparnos por nosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario