sábado, 7 de mayo de 2016

Ventosas

Te acuerdas de las ventosas... después de creer que de un cachorrito gimoteando se trataba (que no... simplemente gimoteas por no llorar o dar una patada a alguien, en este caso a tu fisio) ... llegó la hora de las Punciones Secas de nuevo... eso sí menos y después de haber tenido contacto con unas nuevas amigas llamadas Ventosas, una de ellas más rebelde pellizcaba... y la verdad es que si uno es propenso a generar ematomas... pues... destrozada y dolorida de todo el cuello, espalda y mandíbula, la cual de nuevo.... crrashh!! Derecha... crrashh!!  Izquierda... notando de nuevo esas punciones y pulsaciones como si las venas fueran a reventar... como si se tratase de pinzamientos inesperados por todo el cuerpo, lo mismo le da a tu cerebro mandar un mensaje al antebrazo, como a la pierna o a la cabeza o cervicales... lo que te obliga sí o sí a frenar y parar a descansar, aunque ya te acostumbras tanto que lo dejas pasar y pasa a un segundo o tercer plano inclusive. Es algo complejo de explicar, y lo más cercano sería algo similar a cuando haces un movimiento bruto con el brazo, fingiendo se un molino y es cuandoparas porque notas las circulación en las pintas de tus dedos  con un picor y con una sensación de que la sangre tiene muchísima prisa y quiere recorrer tus venas como di quisieras dar la vuelta al mundo en un plisplash...

La ilustración oculta e invisible pide ayuda, proyecta y muestra la desesperación por la nada, por eso insignificante que no existe...


Jamás íbamos a pensar que el miedo tuviese tanto miedo de su propia sombra...  no hubiésemos pensado que lo que aprendimos a querer poco, fuese un tesoro, un tesoro que es invadido por ese jugo de acíbar que de vez en cuando aparece para amedrentarnos en grandes dosis, purgado toda la esencia bondadosa y llena de positividad... creando una máscara invisible que se encarga de paralizarnos, de atormentarnos y de hacernos sentir culpables y torpes e inútiles. ¿Por qué no aprenderemos a ejercer  y ser el líder de nuestras emociones?

La tensión del cuello, de la mandíbula, la tensión que se transforma en ojos cansados y agotados de tanto Tic... te van consumiendo la energía y desconectas para no pensar. Te machacan ya no con pensamientos, sino por sensaciones y vibraciones que tu cuerpo experimenta... como esa tensión en la mandíbula que no te deja ni masticar un trozo de pan... que no te deja bostezar con normalidad  (teniendo que apretar los labios para evitar una apertura que te des encaje y te haga ver las estrellas)...

Las lágrimas... esas lágrimas que uno descubre si se vuelve... esas lágrimas silenciosas que apagan tu voz, dejándote muda y en estado apático, desanimada, triste, con una sensación de culpable o traición  (algo que tampoco se sabe explicar... pues ni ella sabe lo que la pasa... como para decir lo que sucede...)

Las lágrimas sirven de consuelo, de desahogo, de medicina natural con dosis relajantes que absorben tus reservas y te permiten conciliar el sueño antes para poder al menos descansar un poco...

No hay comentarios:

Publicar un comentario