sábado, 18 de junio de 2016

Abrazos Sanadores ☆

A veces no nos damos cuenta de lo injustos que somos con nosotros mismos, y no piensas si quiera si abrazas a otros como lo hace la vida.

Uno abraza la vida como se abraza a si mismo. Pero para ello es importante saber abrazar, solo nos hace falta tener un alma cargada de amor y un cuerpo que fundir con el otro. Sin embargo, para que un abrazo transmita todo lo que queremos, debemos empezar por ensayar con nosotros mismos.

Y es meramente sencillo, haciéndote preguntas como: ¿Te has abrazado alguna vez? ¿Te has dado calor? ¿Has aliviado tus tristezas? Trabajar los autoabrazos es indispensable para estar nutridos y mantenernos unidos. 

Digamos que, a través de un abrazo intimo, sincero y propio nos reafirmamos y nos vinculamos con nosotros mismos, alejándonos de ese disfraz  y poco a poco acercándote a la autenticidad en la que se basa el amor incondicional.

Por eso, si te abrazas, si te quieres... Si te quieres y te reconoces... te construyes. Porque recogerte entre tus brazos liberas emociones y te permite dar un paso a lo bueno de la vida. Algo sanador que te contribuye a tu bienestar psicológico y a tu desarrollo emocional.

Hay tantos abrazos como personas, situaciones y relaciones, según el mensaje que quieran transmitirte. Así pues, nos hallaremos en diversos abrazos Sanadores. Abrazos que te ofrecerán seguridad y protección. Te ayudaran con la autoestima. Te vincularán con esa energía y fortaleza interior...

Despertando en ti una sensación de utilidad a tu derecho a existir, de poder experimentar, de ser como eres, de tener la necesidad, de poder tocar, de estar sano y de ser feliz, como de crear, de ser libre y de amar.

Así que comenzar a quererse  es dejar de tener esa maldita presión que despierta en el pecho produciéndote ese dolor inaguantable muchas noches. Como si se tratara de ese enemigo jurándotela con  esa punzada como un puñal clavado en el tórax. Comenzarás a sentir alivio.  Así que,  ya sabes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario