viernes, 10 de junio de 2016

¿ Gintonics ?

Esa incómoda sensación en la laringe, una sensación de ardor... no llegan a ser flujos, pero es un momento agobiante notar como todo tu cuello arde, como si te hubieras tomado dos Gintonics y algún que otro Tequila a palo y se te deshiciera la garganta. 
Notas como te quema por dentro, cómo la temperatura corporal te aumenta y comienzas a liberar qué sé yo, algo caliente que te llega al paladar, molesto, desagradable, salivas y te humedeces esos labios secos y agrietados al respirar con desesperación por la boca. Mientras tanto empiezas a sudar.

Te incorporas de la cama y te vuelves a echar, notando como tu vientre se hincha al inspirar a su vez que te tocas la parte media entre las costillas, notando de nuevo como si tu estómago fuese a explotar una bomba de llamas que arden y recorren de arriba hacia abajo toda tu laringe.

Es un momento muy estresante,  el no saber porqué de repente padeces refujos y ardores en tu organismo, creándote una angustia... que no pueden explicar ni tus pinceles... una situación abrumadora y desquiciante notar en la boca, y sobretodo la garganta, un licor fuerte  como puede ser la Ginebra a palo y sin haber ingerido ni una sola gota de alcohol, tan solo tu vaso de Acuarius de por la tarde y el vaso de agua antes se acostarte... ¿Posible? Pues quizás si (como no lo hayas hecho mentalmente...) porque si te está matando el sueño y te va increchendo el insomnio...

Sientes como te ahogas y toses sin parar, provocando a tus lagrimales llorar... notas las gotas por la mejilla, cómo recorren tu cara hasta caer a la almohada.  Te incorporas,  no te queda otra.

Notas la garganta mucosa y seca, con aire dejando tu boca en estado de sequía. 
De repente te quedas muda, muda de sensaciones, de habla, de todo menos de palpitaciones como si se tratase de una manada de caballos que galopan a lo lejos y se van acercando, simulando esas vibraciones que los oídos sienten  y que se fusionan en la cabeza, dándole más dolor del que padece ya. 

Los ojos cansados  y húmedos de las lágrimas escuecen, los párpados gritando cerrarse, solo sienten hinchazón y escozor... como irritados  y cargados son incapaces de no derramar una gota de lágrima aún estando cerrados.

Mientras tanto, sigue ese ardor que en la garganta se ha apalancado y nos desespera la noche. Acompañado de toses "feas" y molestas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario