domingo, 31 de julio de 2016

Almas que Lubrican ☆



Esas miserias disfrazadas se notan nada más contemplar ese rostro lleno de huecos desnudos del pasado.

Ya es el momento cuando aprendes a respirar cerrando las puertas de tu mente y abriendo el portón del tímpano, dejando paso a las ajenas palabras sabias. Y de ese modo sabrás con el tiempo que tus duelos sangran menos. Porque tu memoria ha madurado y ha escogido sus recuerdos, olvidando por inteligencia emocional los que no llevan a ninguna parte más que al dolor.
Así que cuando tus lágrimas rebosan y lubrican tu alma, no te culpes, lo estás haciendo bien. 

Sigue escuchando, agradeciendo, indagando en ese viaje en el que te descubrirás y te escucharás. Y se oirá a los cuatro vientos esa tregua y esa paz entre tu mente y tus emociones, porque habrás encontrado ese equilibrio entre lo emocional y lo racional.
Sólo es cuestión de tiempo. Nada más. Paciencia, constancia y sobretodo, voluntad.

Piensa en cómo, por ejemplo, se te cubrió de tinta aquel tejido , lleno de sonrisas espontáneas  de color blanco de coco o negro azabache.
Piensa en esa fortaleza interior que trabajó para permanecer en ese sueño, en esa oportunidad de escucharte y disfrutar sin prejuicio alguno. Disfrutando de cada segundo creado en esa burbuja llena de vacíos fértiles en los que ya has hallado algo... almas. Almas sanas. Almas únicas. Llenas de brazos acogedores que te dejan de lado ese sentimiento de huérfana. Y juntos nos estrellamos a la realidad. 

Pero el gozo de vivir cada instante y dejarse llevar por esa marea cálida de ese lugar y su gente es maravilloso.


GRACIAS!! Son solo siete letras... tres vocales... y cuatro consonantes... ninguna se parecen excepto las gemelas Aas, pero en cambio juntas forman un equipo y un grupo que te libera de lastres y te muestra la gravedad que nos rodea y nos da pie a tomar decisiones. Decisiones que en su día te comieron el coco, pero que poco a poco las dejaste en la mesa y las apartaste de tu maleta de viaje. Viaje... qué cosa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario