miércoles, 7 de septiembre de 2016

Bajo la lluvia

Quizás sea la falta de sueño, o no, o sea la falta más bien de costumbre a ver almas nobles que hacen de tu caparazón un lugar indiferente y roto porque ya están ellos los que te dan la seguridad y te muestran que todo irá bien. Que no tienes que protegerte más. Como una acuarela bajo la lluvia, deshecha entre tormentas, donde ya no puedes dibujar de nuevo el caparazón...
¿Será por eso por lo que no se avanza?  ¿Nunca habéis huido de algo porque era demasiado bueno para vosotros y teníais miedo de que saliese mal o lo fastidiaseis? ¿Ese mismo miedo a ser uno de verdad por creer que sería dañino al sacarlo?


Con las costillas a punto de romperse de lo rápido que va mi corazón decido poner el antebrazo en la parte superior  del abdomen y me centro en la respiración, olvidando por un instante mi contexto y el tic del ojo que no me da más que dolor de cabeza y me irrita, junto al tímpano susurrando  al ATM para calmarlo y mimarlo, ya que no hay mejor amigo que uno mismo, por eso sanarse es quererse y dedicarse uno sin condición ni prejuicio alguno.

Después el subconsciente más tranquilo nos puede a veces traicionar... actuando a su libre albedrío decidiendo hacer sonar con chasquidos cada vértebra del cuello, provocando y permitiendo experimentar una sensación de dolor indescriptible que tan sólo hace vibrar las cuerdas vocales... emitiendo un grito y un susto lleno de miedo, sacando mi máxima expresión de terror...

Debo ser sincera, he pasado miedo, mucho miedo, solo me salían gritos de auxilio  y de desesperación e impotencia del porqué me estaba pasando esto... Así sin más... 
Habrán sido no más de cinco minutos,  pero fueron como los siete segundos que duran los sueños y te recrean y atrapan toda una noche... desesperada y envuelta en lágrimas y tristeza solo me salia llorar y llorar, abrazada por mi madre me sentía... segura, protegida,  a salvo, acompañada,  apoyada... pero al mismo tiempo llena de ira, de resentimiento , de enfado, de impotencia, de rabia, de dolor... llorar... llorar es lo único que me liberaba ese preciso momento.

Pensad que aunque haya malas rachas y no veas la esperanza a tu alcance en muchas ocasiones  y te sientas vacía... recuerda que ese vacío fértil te brindará y te recompensará, a mi ya me lo hizo una mujer increíble anoche... mi madre. No hay palabras para describirla. Gracias mamá, gracias :)♡

1 comentario:

  1. Cariño, más pronto que tarde verás iluminarse tu futuro, ese que ahora eres incapaz de vislumbrar de forma optimista. Cada día estás más cerca de sentirte liberada de tanto lastre que te enreda y te atrapa, y por eso te aferras a lo bueno que pasa a tu lado, así como a la gente que te cuida y te quiere, que no es poca.
    No dejes de mirar de frente con esperanza y continúa desechando toda la toxicidad que encuentres a tu paso, protegiéndote para que no te hagan daño.
    Sé que eres fuerte y que estás dispuesta a no dejarte vencer, y en ese camino siempre estarás acompañada por mí de forma incondicional.
    Te quiero muchísimo, mi preciosa niña bonita, mi preciada perla de oriente.

    ResponderEliminar