miércoles, 26 de octubre de 2016

Anquilosamente Temporal...

211016w
Llorando sin que se le cayese ni una sola lágrima, gritando en el completo silencio y sonriendo a todo el que pavor despertaba viéndola sufrir. Su porcelana se quiebra y un ardor nace en ese espacio tapado por gasas blancas como la luz de coco que la luna le da cada noche... Esa gran amiga que sientes que regresa para darte cobijo con su suave y cálido abrigo que nos provoca un placer que nos hace delirar... palpitando su corazón y teletransportándola  a ese momento,  a ese lugar idóneo que la hizo traspasar los límites de la cordura y dejó crecer lo inexplicable para pasar ese portal y sentir que era real, que era Verdadero...  Pero pronto desapareció y con una nube las pupilas poco participativas intentó enfocar y ver la figura... era él, y eran ellas... Y era otra... ya no era ella sino otra, distinta, cambiada, dopada...


La ilusión brotó dentro de sí  misma esa madrugada, y a partir de ahora sólo debe seguir regándola, para que no se estanque en una trampa siendo boicoteada por el dolor y el gozo de atormentar que tiene una persona en si misma y más estando sin estar... como esas mañanas en las que probablemente las perlas brillen y  estén a punto de rebosar y expandirse en un camino recto de sigilosos pasos por esa llanura de porcelana temporal... pero contenidas y con una sonrisa que apaciguarán su mente... Sin preocupar ni modificar el contexto ni su alrededor... aguanta el dolor y mosqueada en silencio y atrapada en su yo... sola se ve soportando las grapas temporales que llevan en su escudo hilos de cerúleos dobles... Tornando lo que ya fue se sumerge en la ira y se deja arrastrar envuelta por los efectos secundarios de los analgésicos y los relajantes musculares... que la llevarán a pesadillas... Un viaje agonizante y desesperante que hay que traspasar cuanto antes.

041116w


1 comentario:

  1. Cariño, no puedo imaginar ni lo que fue ni lo que está siendo, pues ese trayecto, por mucho que queramos andarlo contigo, es únicamente tuyo. Es tuyo tu dolor, tu incertidumbre, tu recuperación y el enfrentarte a lo nuevo tras esa importante cirugía. Más, también empieza un nuevo camino lleno de luz y de esperanza, en el que desaparecerán para siempre muchos de los fantasmas que te acompañaban.
    Sigue con esa fortaleza y positividad que a todos nos sorprende, pues de tu actitud depende en buena parte tu pronta recuperación.
    Te quiero mi niña bonita, y sabes que seguiré cuidando y mimando, con todo el amor, a mi fina y delicada porcelana china, esa que no cambiaría por nada ni por nadie en el mundo, pues eres única e irrepetible. Ten confianza en que todo pasará y lo que está por llegar será bueno de verdad.

    ResponderEliminar