lunes, 14 de noviembre de 2016

Burbujas de confort

Saciando al gusanillo de distintas formas, te vas engañando, de tal manera que vas percibiendo una visión distorsionada en tu mente, de lo que las personas pueden llegar a  pensar de ti,  porque como no puedes acceder a todo el mundo...  una simple crítica destructiva  puede llegar a ser tan dolorosa, tan abrumadora, que te hunde... pero la cosa es si es real o no... Quien sabe si somos subjetivos a la hora de elegir...  en nuestro universo que no nos deja ser objetivos, porque aunque queramos y creamos que lo somos no lo somos porque eso es ser objetivo en nuestro mundo subjetivo...

Entonces a veces solo hay que estar y dejar que te busquen, aunque estés perdida en el caos que el océano de dudas empapa las neuronas... hasta que te encuentren veintiuna sedimentarias esferas de cuarzo, siendo tan lechosas y translúcidas como ellas mismas, todas ellas abrigando el tejido tisular de tu muñeca izquierda con un frío lleno de energía vital y de oportunidad  a regenerar y sanar emocionalmente, encontrando tu espacio de confort y haciendo un pacto con el duende que maneja tus emociones.

La vida te sorprende, te puede mostrar la puerta equivocada,  incitando a enfurruñar a la niña que hay en ti en esos días de otoño perenne, pero a fin de cuentas  te enseña que tú la enseñas a ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario