viernes, 23 de diciembre de 2016

Rotos Internos

Por el simple hecho de que tu carácter se ha vuelto agrio desde hace meses... años... con dos basta, como mucho tres o incluso cuatro. Pero la realidad es esta. Ese rostro de porcelana muestra huecos desnudos de un arduo pasado, que se manifiesta en cada gesto y cada ataque de odio e ira, porque lidiar con los cuales te amedrentan y te impulsan (obligan) a adentrarte en terrenos quebrados por el silencio da pavor.


Es un dolor abrumador y aterrorizante experimentar sentimientos "Meiming" sin nombre. Sensaciones que  te producen cólera y te ahogan más de lo que la vida y sus injusticias lo han hecho.
Pensar que la danza de la sombra baila sus miedos en tus noches sus notas angustiosas... hasta que das un paso e intentas abandonar el páramo oscuro, claustrofóbico, húmedo y escalofriante para poder confortarte en una belleza de colores quebrados en aquel valle cuya brisa prusiana empastada de blanco acaricia todo tu ser. Para poder transgredir tus propios límites  y así hacer y sentir orgullo de como eres.

Confirmando y construyendo  sin pensamientos intrusivos la identidad de la adolescencia, de la infancia, que son y pertenecen al pasado. Pero no olvidemos que evolucionamos, que no somos iguales a los 15 años que a los 10. Es lo que llamamos la evolución de nuestra identidad, la cual vamos redefiniendo a cada paso que vamos dando en nuestra vida, algo que nos hace cambiar la perspectiva de las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario