domingo, 5 de marzo de 2017

☆El cariño maternal ♡

Creíamos que un nuevo mes sería distinto y su primer fin de semana, pero... de nuevo sin energía suficiente las cervicales flaqueaban por segundo, y viendo una desconfianza entre ellas, nos marchamos del Espíritu Ochentero, porque duendes y ninfas que se veían vulnerables y llenas de rabia con miedo a visualizar que todo está determinado de antemano aunque sea 1, 2, 4 o 7 anticipaciones erróneas... no aguantaban estar de pie por mucho tiempo más...

Pero lo real en ese momento ochentero era  ese bloqueo con maracas temporales en lo más profundo de las cavidades. Muy tensas y cansadas se marchan molestas por no decir doloridas. Perfectamente sé lo que sienten ellas y sus puntos gatillos del hombro izquierdo, pero... la calma llega cuando el alma cálido y la fuerza del cariño me abraza, cuando una Madre abraza con amor.

Buscando la balanza del equilibrio entre lo emocional y lo racional, enchufada al amor maternal, una consigue descansar chutada de cariño para dormir.


Pero de repente pasan los segundos, pasan los minutos, pasan las horas, los días... y las perlas oculares están saladas, los párpados caídos e hinchados del llanto silencioso y de esa presión mandibular.

El dolor da pavor... ver como se ha ido engendrando una inflamación que se transforma en un duende llamado Otis.

Aunque en ocasiones uno se derrumbe, no queda otra que seguir.
Gracias a la mejor medicina casera: Amor Maternal ♡

No hay comentarios:

Publicar un comentario